Habla con tus hijos sobre Internet y Redes Sociales

El "Mundo Virtual" es mucho más complejo y peligroso que lo que muchos adultos piensan. Escondida en esa falsa virtualidad, hay una peligrosa realidad.
Si estás tranquilo con el uso que tus hijos le dan a internet y redes sociales, ha llegado el momento de que empieces a preocuparte.
La tecnología está cambiando al mundo, y la redes sociales están cambiando las relaciones entre las personas a una velocidad y de una manera que la mayoría de los adultos -y menores- no pueden comprender.

Por esta razón es necesario que los padres se preparen para asumir la responsabilidad de hablar con sus hijos y ponerles reglas en el uso de internet y de redes sociales.

Como una introducción para los padres, el siguiente video de TED en español es altamente recomendado, así como este otro artículo que puedes leer en https://goo.gl/QKktSl


Dialéctica del amor al odio


Nuestra mente inconsciente está llena de incongruencias, que se ponen de manifiesto en nuestras conductas, para unas personas con más frecuencia que para otras.
Por eso, si no queremos quedar abrumados por las incongruencias, necesitamos ver la vida desde una perspectiva dialéctica y no lógica. 
Mientras la dialéctica admite las incongruencias, la lógica las niega, y a causa esa negación nos llenamos de conflicto y nos hacemos sufrir.
¿Queremos algo/alguien o no lo queremos? Si lo queremos tanto, ¿por qué lo saboteamos? ¿Será que realmente no lo queremos? Esa es la más común incongruencia de las relaciones humanas que la lógica no puede manejar. Si nuestra mente está abierta a la dialéctica, admite que los opuestos estén integrados dentro de uno mismo, a la vez cooperando y en conflicto.
Esto no es fácil de aceptar, y desde fuera vemos una conducta que niega a la otra, un sentimiento que niega al otro. Tomamos a uno como la verdad y al otro como una mentira. Así, la lógica salvaje nos separa y nos destruye.
La realidad dialéctica es que coexistir no es simplemente negarse. Dos verdades contrapuestas pueden ser ciertas al mismo tiempo. ¿Alguna vez has visto a un niño decir a su madre que la odia? Resulta que es verdad, pero no es la única verdad. Es una verdad que (casi) todos acabamos reprimiendo, y sabemos que eso no hace que deje de ser verdad. Desde Freud se explicó extensamente como ese odio reprimido luego se manifiesta como culpa o ansiedad que ayudan a estructurar la personalidad. 
En las parejas es más complicado, porque una madre perdona (casi) todo, mientras el hijo reprime y olvida; pero las parejas van llevando cuentas, y muchas se acuerdan más de las verdades que duelen que de las que confortan. Y lógicamente llegan a la conclusión de que si las cosas son así, eso no puede ser amor. Y pese a amar mucho, el amor pasa a ser reprimido, dejando aflorar al resentimiento. Viene de nuevo la lógica que dice, si hay tanto resentimiento, ya no hay más amor. 
En cambio la dialéctica dice que si hay resentimiento, necesariamente hay amor. Reprimido, como el niño que reprimió su odio y lo manifestó como culpa o ansiedad, el amor reprimido vuelve como resentimiento, y a veces el resentimiento reprimido vuelve como apatía o como huída. "No siento nada, ya no me importa" es una fase avanzada del proceso de represión del amor. Es la cruel conclusión a la que lleva la lógica. Pero si la dialéctica tiene la última palabra, la gran incongruencia nos dice a gritos que el amor sigue con vida.