El Deporte como Entrenamiento de Valores


Hace un tiempo vino a mi consulta un señor que había sido un conocido atleta juvenil de alto rendimiento. Viajó a Estados Unidos para estudiar una carrera universitaria gracias a una beca deportiva, y hoy se ha asentado en su país como un ejecutivo brillante y exitoso. Me comentó de qué manera la formación de deportista sigue ayudándole en su vida actual, me aclaró por qué el entrenamiento y la competencia fueron tan importantes para él. Más tarde, como padre, se preguntaba si sus hijos podrían hacer uso de los mismos medios para conseguir los mismos valores y habilidades.
Muchos padres se hacen la misma pregunta: ¿es el deporte el medio correcto para que mis hijos reciban una educación en valores? La respuesta es sí. Y también no. Un palo de golf puede ser usado para golpear a alguien y un cuchillo puede ser la herramienta de un artista. El deporte es también una herramienta, que puede ser usada para formar y para deformar. El hecho es que puede ser muy efectiva en cualquiera de las dos direcciones.
El deporte tiene que ser visto como un laboratorio en el cual se experimentan situaciones que requieren de conductas, herramientas y valores que se aplican en la vida real, pero que no traen generalmente consecuencias tan graves como en ella. El deporte es un juego de competencia y los juegos son reconocidos como las mejores herramientas de aprendizaje. Sin embargo se tiene que aceptar que en cualquier juego se pueden aprender cosas buenas y cosas malas. Idealmente se juega para aprender lo bueno, pero con una guía incorrecta, insuficiente o incompleta, el deporte puede enseñar conductas socialmente inaceptables.
Actuar honestamente
Todos los niños que practican deporte aprenden a hacer trampa. Es normal, porque es parte de cualquier juego. Pero también son parte del deporte las reglas y las consecuencias para quien hace trampa. Hay chicos que con sólo conocer las posibles consecuencias se vuelven honestos. Hay quienes necesitan sentir las consecuencias más de una vez, y algunos muchas veces. El deporte bien orientado puede ser sumamente valioso para estos últimos. Si bien algunos “tramposos” podrán alcanzar ciertas posiciones y sacar ventajas ocasionales, un proceso de selección natural en el deporte termina por relegarlos a favor de los más trabajadores, talentosos y honestos. Es necesario que se mantengan en la práctica por suficiente tiempo para llegar a comprender que en el deporte y en la vida hay reglas que respetar. Y que hay también graves consecuencias que sufrir si no se lo hace.
Controlar la ansiedad
Muchos científicos declaran que sin ansiedad no habría vida. Yo diría que sin ansiedad no habría deporte, el aburrimiento lo habría extinguido. La ansiedad es natural y en las canchas tenemos múltiples oportunidades aprender a manejarla en un ambiente seguro. A medida que un chico se desarrolla como deportista tiene la oportunidad de elevar sus niveles de tolerancia frente a la ansiedad. Generalmente una mayor capacidad para actuar de forma correcta frente a sus temores le permite alcanzar mejores resultados. Cuando transferimos esa habilidad del deporte a la vida diaria, las probabilidades de éxito se incrementan de manera notable. Si pensamos que la ansiedad en el deporte es negativa, llevaremos la misma actitud a la vida, seguramente con resultados lamentables.
Manejar la frustración
La competencia es un elemento esencial en el deporte y en la vida. Ganar y perder son las caras de una misma moneda. En los dos ámbitos es natural que haya quien gana más que otros, y en los dos ámbitos “el que se enoja pierde”. Saber manejar la derrota en el deporte nos prepara para algunos golpes que nos dará la vida. Muchos atletas y entrenadores coinciden en que se aprende más de una derrota que de un triunfo, y la mayoría comprende que tendrán una próxima competencia para poner en práctica lo aprendido. Es importante que los niños aprendan a poner el resultado de un partido en perspectiva, y sepan que frustración no es lo único que se puede sacar de un mal resultado.
Lograr el máximo esfuerzo
El deportista tiene que aprender que los resultados dependen de su rendimiento y del de su contrincante, pero que sólo puede tener control de lo que él mismo es capaz de hacer. Alcanzan el éxito los que logran establecer un compromiso personal y con sus propios objetivos, manteniendo la atención y el esfuerzo sobre lo que depende de ellos. Al entender que todo objetivo puede ser logrado si se lo divide en partes más pequeñas, muchos atletas alcanzan y mantienen máxima motivación gracias a un programa de trabajo bien trazado, con metas alcanzables y que dependen de sí mismos. Se esfuerzan porque han entendido que ante objetivos correctamente establecidos no hay excusa que valga.
Conclusiones
El deporte puede ser una herramienta útil en la adquisición de valores y habilidades para la vida en niños y jóvenes. La actitud de los padres y los entrenadores debe consistentemente resaltar lo que se desea enseñar. Con frecuencia se presenta un conflicto en los adultos entre la importancia de ganar y el valor de hacer las cosas bien, pues lo segundo no siempre está implicado en lo primero. Puede esperarse un mejor aprendizaje en los chicos si los adultos formadores tienen su conflicto resuelto, una escala de valores clara y se mantiene a los jóvenes practicando deporte el tiempo suficiente como para que el aprendizaje se logre. Sólo se debe abandonar el deporte si se tiene una alternativa de enseñanza más efectiva de acuerdo con las características personales del chico.


Tome Control del Estrés

El estrés es una parte normal de la vida, pero puede tener consecuencias negativas cuando se maneja mal. El cuarenta y tres por ciento de los adultos sufren efectos adversos para la salud debidos al estrés. Por suerte, hay maneras de superar las tensiones eficazmente, y con las herramientas apropiadas.

Gracias a antiguos conocimientios de Aroma Terapia, puede empezar a decirle adiós a las emociones abrumadoras que le causan las preocupaciones no deseadas.

El estrés no es siempre una cosa negativa. Ciertas cantidades de estrés pueden mejorar el condicionamiento físico, desafiar la mente, o ayudarnos a cumplir nuestras metas. El problema se produce cuando estamos sufriendo una prolongada exposición al estrés sin ningún alivio. Esta situación, llamada angustia, puede resultar en una variedad de problemas de salud. De hecho, las estadísticas relacionadas con la angustia son abrumadoras:
  • De todas las visitas al consultorio del médico, de 75 a 90 por ciento son por dolencias y por quejas relacionadas con el estrés.
  • El estrés puede desempeñar un papel en problemas tales como dolores de cabeza, hipertensión arterial, problemas del corazón, diabetes, afecciones de la piel, asma, la artritis además de depresión y ansiedad.
  • La Administración de la Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) declaró el estrés un peligro en el lugar de trabajo.
  • El estrés le cuesta a la industria americana más de 300,000 millones de dólares anualmente.
  • La prevalencia de por vida por un desorden emocional es más del 50 por ciento, a menudo debido a las reacciones crónicas ante el estrés, no tratadas.
Si bien se encuentra muy extendido el uso de fármacos contra la ansiedad, existen métodos naturales para manejar y reducir el estrés, que pueden mitigar sus efectos negativos sin los efectos secundarios de los fármacos. Varias actividades como meditación, yoga, o hacer ejercicios aeróbicos son excelentes maneras de reducir el estrés, y está por supuesto, la consulta con un Psicólogo. Los efectos de todas estas técnicas se maximizan cuando se combinan con la Aroma Terapia.

Por lo tanto, la próxima vez que usted se sienta abrumada, deténgase y tómese un tiempo para sí misma. Dedíquese a algunas de estas útiles técnicas de manejo del estrés, y no se olvide de alejar el estrés con Aceites Esenciales 100 por ciento puros. Los más útiles para contrarrestar el estrés y mejorar el estado de ánimo suelen ser el aceite de Lavanda, Ylang Ylang y Eucalipto.

 Artículos Relacionados